¡Demos la bienvenida a mi queridísimo otoño! Vamos a hacer un repaso sobre qué frutas y verduras podremos encontrar los próximos meses, y es que, ¡adoro esta estación! “¡Loca, pero si se acaba el verano!”.  Sí, pero no me importa, cada estación tiene lo suyo y para mí, esta, tiene lo más mágico de todo el año. Los acurrucos en la manta, la comida calentita, los tés, los paseos bajo las farolas, los olores (ya se empieza a oler el cambio de estación, ¡agudizad ese olfato!), los colores.. En general, todo es más cálido y me mima el alma.

Así como cambia el tiempo, también varían los alimentos que mamá naturaleza prepara en su máximo esplendor. Como eso de tener un huerto y vivir del él es de hace siglos, ahora vamos al súper a comprar y claro, tenemos casi las mismas frutas y verduras durante todo el año, así que ya no sabes de qué temporada es cada una. ¿Y por qué es importante reconocer los alimentos estacionales?

Cuidamos el medioambiente: el planeta está preparado para darnos justo esos alimentos en este momento, así que no hay por qué recurrir a importaciones o grandes desplazamientos para conseguir alimentos “cultivados” en otras zonas geográficas o en ambientes preparados artificialmente para que crezcan. Vamos, que ahorramos grandes emisiones de CO2 consumiendo productos de origen cercano a tu ubicación y de temporada.

El bolsillo lo agradece: por lo mismo que lo anterior, al ser de aquí y de ahora, los precios bajan ¡Llenad las neveras!

Calidad y nutrientes: No creo en las casualidades y si la naturaleza nos da ciertos alimentos en distintas épocas del año, será por algo. Si te fijas en los alimentos de abajo, los hay ricos en Vitamina C, como los cítricos y el kiwi, que como ya sabes, no vienen nada mal para los resfriados. 

Imagina.. un boniato brillante y dulce, una calabaza en su punto, el aroma de las setas, todos los beneficios de las hojas verdes, las frutas jugosas y maduras. Eso es lo que te llevas por comer lo que toca: alimentos en su punto máximo de maduración, textura y sabor.

 

Apunta esta lista de alimentos para la temporada de otoño.

Te animo a incorpóralos a los próximos meses.

Mi top 5 de verduras: calabaza, boniatos, coles de bruselas, pimientos y setas.

Vitaminas, minerales y antioxidantes a cucharadas. Destaco estas 5 por su sabor y versatilidad en una grandísima cantidad de platos: purés, guarniciones, lasaña de verduras, picadas junto a arroz o quinoa, untables de vegetales, caldos, ensaladas, sopas… Nada más escribir esto se me está haciendo la boca agua, ¿a ti no?

Mi top 5 de frutas: aguacate, mandarina, granada, mango y kiwi.

¡Vitamina C para esos resfriados! Como ya hemos dicho, la naturaleza es sabia y en esta temporada de cítricos y frutas con vit C, no hay excusa para cogerse un catarro. Además la mandarina es lo más fácil de sacar fuera de casa, incluso podéis cambiar ese snack envasado de entre horas por mandarinas para los peques (y no tan peques). Soy muy fan de los kiwis amarillos y me encanta ponerlos en ensaladas o desayunos con avena. 

Esta es mi selección, pero podéis hacer la vuestra y contadme cuál es vuestro TOP 5. Recordad que TODAS las frutas y verduras son una fuente de vitaminas, minerales, fibra, agua y antioxidantes, indispensables para que nuestro cuerpo haga sus funciones correctamente.

La deficiencia mantenida de estos nutrientes tiene relación con algunas de las enfermedades crónicas más comunes en adultos como colon irritable y diverticulitis, entre otras más complicadas. Por eso, la presencia de verduras, hortalizas y frutas, debería ser el 50% de nuestro plato en las comidas.