Cuándo nace este proyecto

Come Entrena Ama nace con un encuentro, uno conmigo misma. Cuando reparé en que lo que quiero hacer es aportar algo de valor al mundo. Al leer un libro sobre nutrición, un camino se abrió y decidí formarme en la materia, aún sin rumbo, pero llevándome por un impulso y porque empecé a entender que algo estamos haciendo mal, todos, de forma colectiva. 

Mientras aprendía más sobre nutrición, mi experiencia deportiva iba cambiando: del gimnasio, al running, de ahí al crossfit, al patinaje y… aparece el yoga. Si me preguntáis si el yoga “se nota”, en mis épocas de ansiedad, una clase de yoga con ejercicios de Pranayama, me quitaba (literalmente) la ansiedad para los 5 días siguientes, y desde que estudio yoga ayurvédico no he tenido ansiedad ni un solo día.

 

Al despertar de una meditación tomé la decisión de no comer carne, y aunque aún como ciertos pescados, la carne ha desaparecido de mi alimentación. Con esta trayectoria, decido matricularme en el curso de coaching del Institute of Psychology of Eating para poder trabajar las emociones en torno a la alimentación.

Esto es lo que pasó de una manera muy resumida, y es que en ese momento que integro alimentación, ejercicio y pensamiento con consciencia, se unen las piezas del puzzle, veo claro mi propósito: provocar el encuentro contigo mismo de una manera consciente y saludable, a través de lo que llamo la Triada del Bienestar. Alimentación, ejercicio y unión contigo mismo.

Manifiesto

No, no es un tópico: eres como comes

Tus emociones te acompañan a la mesa. ¿Cómo comes cuando estás ansios@? ¿Y cuando estás feliz rodeado de viejos amigos?

Aha….

Menos, es más

Nos desborda la abundancia. Comemos más que nunca, contaminamos más que nunca, gastamos más que nunca. Echa un vistazo consciente, toma responsabilidad con tu entorno y sobretodo, contigo mismo. No necesitas tanto.

Estamos hechos para movernos

Pasas demasiado tiempo sentado. Cuando te cansas de estar sentado, lo haces en otro sitio más confortable. Sin embargo, tu organismo funciona mejor cuando te mueves. ¡Baila, salta, estírate! La zona de confort es la menos cómoda.

La perfección no es amiga

Ni en ti ni en otros. Buscar la perfección trae estrés y frustración. Quédate con el mantra: “Todo en mí está bien”.

Lo esencial es invisible para los ojos

Esta frase no es mía, seguramente ya lo habrás notado. Pero es que en este ir y venir frenético en el que vivimos, pasas por alto lo más importante para ti: parar, echar el freno, pausar… respirar.

Hablar es de humanos

¡Cuánto callamos y arrastramos! Habla, cuenta, pregunta, socializa, comparte. Somos animales sociales, busca tu comunidad y evoluciona en ella.